Seleccionar página

Celler Loxarel

,
Celler Loxarel

DO Penedès
Vilobí del Penedès (Barcelona)

Responsables: Josep Mitjans y Teresa Nin

Loxarel (nombre derivado de xarel·lo, la autóctona variedad del Penedès) nace del espíritu inquieto e innovador que empujó a Josep Mitjans a embotellar 1.000 botellas de espumoso para consumo propio en el año 1985. Utilizando como bodega el antiguo refugio antiaéreo de Cal Mayol, en las afueras de Vilobí del Penedès, descubrió las posibilidades de las viñas que su familia había cultivado durante 5 generaciones.

Loxarel es un claro ejemplo de como la agricultura biodinámica aporta a los vinos un distintivo de calidad difícil de igualar.

Con un total de 40 hectáreas de xarel·lo, macabeu, parellada, entre muchas otras, las viñas se sitúan a alturas comprendidas entre los 250 y los 750 metros sobre el nivel del mar.

Esto les permite crear vinos con una acidez poco habitual en el Mediterraneo, desde su primera gama los Amaltea, vinos de altísima calidad para servir por copas en bares y restaurantes de primer nivel, hasta su gama media como son los A pèl, vinos hechos sin ningún aditivo ni sulfuroso al estilo natural; mineralidad, notas herbáceas y florales, miel, frambuesa…

Esta bodega es también pionera en la recuperación de la cerámica en forma de grandes tinajas para la vinificación, al estilo romano antiguo, método que sobrevivió en algunas partes del sur de España hasta hace pocas décadas. Así, los A pèl y también su Xarel·lo Ànforas están elaborados en este tipo de recipiente que, segun Josep, respeta mucho más que la madera las caracterísitcas propias de la uva, y permitiendo igualmente la micro-oxigenación que ayuda a fijar colores y aromas en el vino. Los espumosos son otra especialidad de esta bodega. No pertenecen a la DO Cava, sino que se inscriben a la nueva distinción de espumosos con DO Penedès denominada Clàssic Penedès.

Desde el 2014, catorce bodegas con tradición en la elaboración de espumosos los comercializan bajo este distintivo, que pretende diferenciarlos de los “espumosos masivos” por medio de la calidad, con una crianza mínima de 15 meses (para la DO Cava son solo 9 meses) y con uvas 100% ecológicas.

El Amaltea brut nature, un vino más fàcil pero de altísima calidad organoléptica; el MM 2011, con más complejidad gracias a la pinot noir; el 109 meses 2004, la joya de la corona, único espumoso del mercado vendido sin degollar, una delicia con aromas terciarios de bollería y una cremosidad que ponen a este vino en lo más alto.

Habilidades

Publicado el

noviembre 19, 2017