Seleccionar página

Celler Jaume de Puntiró DO Binissalem
Santa Maria

Responsable: Pere Calafat

La bodega Jaume de Puntiró es un buen ejemplo del savoir faire de la tradición payesa y de la innovación moderna que da como resultado vinos de primer nivel. “Artesano, ecológico, singular”, así es como se presenta el vino de esta casa.

14 hectáreas de viñas con certificación ecológica desde hace más de 20 años, levaduras propias de la viña para las fermentaciones, uso racionado del sulfuroso… todas estas unas cualidades que convierten los vinos de Pere Calafat en un valor seguro para toda carta de vinos que los incluya.

 

Tintos con expresión de fruta madura, corpulentos y con aromas terciarios bien integrados. Además de mantonegro y callet, también tiene unas magníficas vinyas de cabernet sauvignon, merlot y sirah.

Vinos blancos a base de premsal blanc, variedad que el viticultor de Santa María domina elaborando uno puro y otro con crianza en barrica, los dos con una acidez poco usual en los blancos mallorquines y con una gama aromática más interesante.

En fin, una amplia gama de vinos procendentes de viñas sanas, de una persona próxima, de una tierra con tradición.

14 hectáreas en propiedad en el municipio de Santa María con suelos arcilloso-calcáreos.

Caso aparte es el homenaje que Pere y su familia han decidido hacer a Ramón Llull en el 700 aniversario de su muerte:

Amicamat es la nueva gama de vinos de la bodega Jaume de Puntiró y se elaborará cada año con la mejor uva de su parcela de mantonegro Es Missè Fiol.

Un vino de parcela de los que hacen marca que por segundo año nos ofrece un vino estructurado, de una complejidad aromática asombrosa y de un volumen, persistencia y complejidad en boca que sitúan a este tinto entre los mejores de la isla. 700 litros para el 2015.

Como blanco repetimos con un moscatel de alejandría semidulce, un vino muy elegante con fragancias florales finísimas acompanaydas por un paso por madera magistral.